La Pestilencia

¿Alguno de nosotros alguna vez pensó que viviríamos en una época donde el mundo se detuviese como lo hecho? Aquí en los Estados Unidos de América estamos presenciando el cierre de eventos como: Las Grandes Ligas de Béisbol, La Asociación Nacional de Baloncesto, La Asociación de Golfistas Profesionales, no se permiten reuniones grandes, y en algunos estados, publicaron un límite de no más que 250 personas para reuniones de la iglesia… Esto no tiene precedentes y está sucediendo en todo el mundo debido a algo llamado “El Coronavirus”.

​La pestilencia es una enfermedad epidémica fatal, como la peste bubónica. La Muerte Negra – también conocida como “la Pestilencia”, la Gran Peste Bubónica, la Gran Plaga o la Peste, o menos comúnmente como la Gran Mortalidad o Peste Negra – fue una de las pandemias más devastadoras de la historia de la humanidad. Se estima que el resultado causó la muerte de entre 75 a 200 millones de personas en Eurasia, alcanzando su punto máximo en Europa durante el 1347. Mientras tanto, las estadísticas del Coronavirus son las siguientes: Casos Confirmados: 179,836 / Muertes: 7,098 / Recuperados: 78,324. Puede ver la información más reciente en:

https://www.worldometers.info/coronavirus

Como puede ver en los números anteriores, no estamos en una epidemia de pestilencia, ¡pero el mundo está en “TEMOR”! La pregunta es: ¿Dónde se encuentra esta llamada “Pestilencia”? Mire los medios de comunicación – ellos son la verdadera Pestilencia. Ahora puede ver lo impactante que son los medios de comunicación. Sí, debemos estar informados con la información correcta, para que sepamos qué hacer. Pero los medios de noticias no están reportando las noticias, sino que están haciendo una predicción que lleva a nuestra sociedad a un estado de pánico. Sus predicciones no respaldan los números y ni siquiera se acercan. Una vida perdida por el Coronavirus es algo devastador. Una familia que ha perdido a un ser querido es algo devastador. No debemos olvidarlo. La pérdida de vidas para la familia y los amigos es algo devastador sin importar cómo se pierda esa vida.

Debemos preparar a la gente con Buenas Noticias y NO malas noticias que traen miedo. La Biblia nos dice en 2da Timoteo 1:7 (RVR1960) Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. La palabra “PODER” en este versículo es la palabra griega dü’-nä-mēs cual significa: (1) Poder inherente, poder que reside en una cosa por virtud de su naturaleza, o que una persona o cosa ejerce y expone. (2) Poder para realizar milagros. Dios nos ha dado este poder para que lo usemos y no lo dejemos a un lado; para hablar a ese monte y quitarlo. Hable sobre su vida y declare que es sano en su totalidad; ningún virus independientemente de su nombre va a destruirlo a usted o su familia; ¡Usted está protegido por la Sangre de Jesús! ¡Jesús pagó el precio en el Calvario para cada enfermedad! ¡Como creyentes, vamos a andar en victoria y no en miedo!

Recuerde lo que Jesús dijo en Lucas 9:1-2, 6: “Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos… Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes. Jesús nos dijo que sanemos a los enfermos. No nos dijo que oremos por los enfermos. La sanidad no debe ser un tipo de ocurrencia aislada, uno-en-100 o uno-en-1,000. ¡La sanidad debe estar en todas partes! Es parte del Evangelio. Es lo que abrirá las personas al Evangelio. Es la campana de la cena de Dios para que los pecadores vengan y sean salvos. ¡Jesús nos mandó sanar a los enfermos!

Ahora es el momento para que la Iglesia de Jesús brille. La gente corre asustada, pero nosotros como creyentes tenemos la solución y Su Nombre es Jesús – un Nombre por encima de todos los nombres. Mateo 28:19-20 (RVR1960) dice, Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

¡Queridos amigos, en este ministerio NO HAY TEMOR! ¡Es hora de compartir el Evangelio como nunca! ¡Vamos a necesitar su ayuda para hacer esto! Este no es un tiempo para que no siembren semillas; ES EL MEJOR MOMENTO. Génesis capítulo 26 habla acerca de una hambruna que había en la tierra e Issac sembró semilla en un tiempo de hambre. El recibió cien veces en el mismo año, y el Señor lo bendijo. ¡Su semilla volverá! Hay una hambruna en nuestra tierra, y aunque nunca pensamos que la habría, está aquí. ¡Estamos de pie con usted y lo que siembre volverá a usted este año, en el nombre de Jesús!

Tenemos muchas maneras para que usted dé y siembre su semilla hoy. ¡Dé lo mejor de usted y no espere! Puede dar a través de nuestro sitio web https://conectandotuvision.org/invertir-evangelio o a través de mensajes de texto en 386-866-3211.

 

A continuación, hay 3 maneras para dar:

Manténgase conectado con nosotros visitando www.ConectandoTuVision.com y llene nuestro FORMULARIO DE CONTACTO. Esperamos con gozo celebrar su avance y rompimiento mientras nos envía SUS TESTIMONIOS y PETICIONES DE ORACIÓN.

 

Evangelista / Pastor Randy Hooper

 

Ama a tú Prójimo (CTNi)

 

Conectando su visión, nuestro nuevo programa en la red de televisión CTNi en Puerto Rico, América del Sur, la costa este de América del Norte, Colorado, Panamá, México. Todos los jueves a las 8:00 p.m. (EST) hasta las 9:00 p.m.

 
 
 
 

2 Corintios 9:6-9 (RVR1960)

 

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; 9 como está escrito: Repartió, dio a los pobres;Su justicia permanece para siempre.

Leave a comment